Historia y mito

En Covadonga, lo histórico y lo mítico se mezclan de tal forma, que resulta casi imposible saber dónde empiezan o terminan, pero lo cierto es que cuando estás allí, eso, es lo que menos importa, porque ambos son tan apasionantes que te dejas envolver por el mito y por la historia de Covadonga.

Don Pelayo en Covadonga pintura de Luis Madrazo. Museo del Prado

LA HISTORIA (con algo de mito)

En Covadonga nació el Reino de Asturias hace ahora unos 1.300 años, fue el primer territorio cristiano de la península ibérica tras la invasión musulmana y Pelayo, Don Pelayo, su primer rey.

En el 711 los musulmanes del Califato de Damasco invadieron el reino de Hispania y avanzaron rápidamente por su territorio. Don Rodrigo, último rey visigodo intentó frenarles en la batalla de Guadalete y, a consecuencia de la derrota, el reino cristiano desapareció y los invasores conquistan fácilmente (casi) todo el territorio peninsular.

Muchas nobles cristianos buscaron refugio en zonas del norte, entre ellos Pelayo, que había vivido junto a Don Rodrigo el final del Reino de Hispania. Pelayo volvió a Asturias, de donde se supone que era originario, y allí, junto a otros nobles, comenzó unas pequeñas revueltas contra Munuza, gobernador Omeya de la zona, con capital en Gijón.

IMG_1314 Santina rc

Pelayo fue detenido y enviado como prisionero a Córdoba, pero consiguió huir y volvió a territorio asturiano, aunque ya como proscrito, lo que le dio gran prestigio entre los demás nobles, que le eligieron su líder. En el año 718 Pelayo y un reducido grupo de guerreros cristianos se internaron en la zona que hoy conocemos como Picos de Europa y desde allí comenzaron a hostigar a los gobernantes Omeyas que, en principio, no les tomaron demasiado en cuenta.

 

Una leyenda hace referencia a estos primeros años, y en ella se cuenta que Pelayo llegó al monte Auseva persiguiendo a un hombre que se había refugiado en la cueva (actual Santa Cueva de Covadonga) y estaba bajo la protección del ermitaño que la habitaba y de la virgen que custodiaba. El ermitaño le pidió a Pelayo que perdonara al fugitivo, y así podría tener él también la protección de la virgen, para cuando la necesitara. Pelayo siguió el consejo del ermitaño y lo perdonó.

IMG_1285 DON PELAYO RCEn el año 722 el gobernador Omeya envió un ejercito a las montañas para aniquilar a Pelayo y los suyos, que no eran más de trescientos, mientras que los musulmanes, mandados por el general Alkama, eran miles (187.000 según las Crónicas de Alfonso III). Pelayo y su reducido ejercito cristiano se refugió en la Cueva del monte Auseva y desde allí resistieron el asedio alimentándose de la miel que producían las abejas. Ante la situación desesperada en que se encontraban, Pelayo lanzó un ataque por sorpresa y obtuvo su primera victoria al obligarles a retirarse. En su huida Alkama sufrió la siguiente y definitiva derrota, al desprenderse parte de la montaña sobre el ejército musulmán y aniquilarlo.

La victoria de Covadonga fue por tanto mitad fruto de la estrategia y mitad producto de la fortuna, o de la intervención divina, que cada uno lo interprete como quiera. De cualquier forma, el resultado fue que la fama y el poder de Pelayo y los suyos aumentaron y en poco tiempo consiguieron conquistar gran parte del territorio asturiano, incluida la ciudad de Gijón.

El reino de Asturias ya era una realidad.

img_1417-basilica-perspectiva.jpg

EL VIAJE

En octubre de 2018 llegamos a Covadonga para hospedarnos en el Gran hotel Pelayo, pero al llegar sobre medio día del 12 no pudimos subir al hotel por la cantidad de coches que intentaban acceder al parking de la zona de la basílica. Nos dimos la vuelta y nos quedamos en Cangas de Onís, y es que con el estómago lleno todo siempre es más fácil. Efectivamente, después de comer, volvimos a intentar la subida al hotel y esta vez lo conseguimos en un tiempo prudencial, y es que ya eran casi las cuatro y la afluencia de público había disminuido.

img_1383-chuletc3b3n-rc2.jpg

Esa misma tarde visitamos la cueva entre cientos de personas que entraban y salían, pero aún así, cuando estás dentro, notas que es un lugar con una energía fuera de lo común, a pesar de que lo que hoy día vemos es una reconstrucción, ya que la original se destruyó en un incendió el año 1777.

Luego visitamos la basílica, construida en la segunda mitad del siglo XIX como lugar de culto para las miles de personas que visitan la zona cada año.

 

Lago con vacas las 19.54Al día siguiente subimos a Los Lagos, lugar mágico e inaccesible donde los haya, ya los habíamos visitado años atrás, pero debió de ser en una época cercana a la de don Pelayo, pues en aquella ocasión subimos con nuestro propio coche, no nos cruzamos con nadie y en los Lagos paseamos entre la niebla, comimos y lo más que vimos fueron vacas. En esta ocasión también vimos vacas, pero los humanos les ganaron en número, cientos, miles de paseantes de todas las edades subieron (subimos) con ansias de disfrutar de la vida, porque en la subida (y en la bajada) en autobús te das cuenta lo volátil que podemos ser…

Este fue nuestro breve viaje por la historia de Covadonga, pero su recuerdo permanecerá siempre en nuestra memoria.

IMG_1269 BASÍLICA

Datos y Fuentes.

Santuario de Covadonga (enlace)

ABC “La épica de Don Pelayo” (enlace)

Wikipedia (enlace)

Anuncios